Galletas

Galletas shortbread de fresa

La primera vez que probé estas deliciosas galletas, estaba en Irlanda y eran unas sencillas barritas rectangulares, sin mermelada ni ningún acompañante, solo pequeños agujeritos en la superficie. No hacía falta más. ¡Estaban buenísimas!

Galletas-de-mantequilla-y-fresa

Cuando descubrí esta variante de esa misma galleta, no dudé en probarla, y la verdad es que está aún más deliciosa, la mermelada acompaña estupendamente el aroma de mantequilla y almendra de estas galletas.

INGREDIENTES:

  • 300 g de harina
  • 50 g de almendra molida
  • 225 g de mantequilla fría
  • 140 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • Mermelada al gusto

PREPARACIÓN:

Con ayuda de la pala de tu amasador o de unas varillas eléctricas, mezcla la mantequilla junto con el azúcar y el aroma de vainilla.

Por otro lado mezcla la harina, la almendra molida y la sal. Agrega esta mezcla de sólidos a la preparación anterior. Sigue trabajando con ayuda del amasador o las varillas hasta que esté totalmente integrado y la mezcla se despegue de las paredes del bol.

Envuelve la masa en papel transparente y déjala reposar al menos una hora en la nevera.

Pasado ese tiempo, puedes formar pequeñas bolas con la ayuda de tus manos.

Dispón las galletas en papel de horno, dejando una pequeña separación entre ellas.

Con ayuda de tu dedo pulgar, ve formando pequeños hoyos en cada bola.

Por una cucharadita de mermelada en cada hueco. Para trabajar mejor la mermelada puedes calentarla un poquito, para que adquiera una consistencia algo más líquida.

Hornea cada tanda de galletas 15 min a 180 °C.

Debes dejarlas reposar un rato en la bandeja del horno antes de pasarlas a la rejilla para que se enfríen completamente.

Mientras están calientes, debes moverlas con cuidado porque se desmigan con facilidad.

Como toque final, puedes decorarlas con un poco de glasa cuando están frías. Es tan sencillo como mezclar azúcar glas y agua hasta obtener la textura deseada.

Strawberry-shortbread

A pesar de su intenso aroma a mantequilla, estas galletas tienen una textura muy diferente de las tradicionales galletas de mantequilla o pastas de té, que son bastante más duras. Esto es por la almendra molida, que le da un toque más esponjoso y jugoso a la masa, además de su sabor.

Estas galletas aguantan varios días guardadas en un recipiente hermético.

Verás como hacen la delicia de tus desayunos y meriendas, se mojan perfectamente en la leche y son el acompañamiento ideal para un buen café o té.

Nosotros las devoramos en pocos días, pero se preparan tan rápido que repetiremos muy pronto.

Un comentario sobre “Galletas shortbread de fresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s