Fiestas y celebreciones

Bautizo en tiempos de COVID

El pasado 19 de septiembre, tuve la inmensa suerte de ser la madrina de bautismo de uno de mis sobrinos (sí, cada vez que me despisto aparece un nuevo sobrino).

Mesa-dulce-bautizó

Como es lógico, para sus padres lo importante era el bautizo y no la celebración en sí.

Así que en lugar de postergarlo indefinidamente esperando un momento más propicio, optaron por hacer una celebración muy íntima, a la que sólo acudieron los abuelos y tíos (y primos) del pequeño.

Aunque la idea inicial era tomarnos algo en casa de los abuelos después del bautizo, nos fuimos viniendo arriba y terminamos haciendo un buen despliegue de medios.

Que se note que es el sexto bautizo en menos de cuatro años.

Estábamos a caballo entre el verano y el otoño. Así que dijimos adiós al buen tiempo usando por última vez la terraza.

Preparamos dos mesas: una con la comida salada, en la que no faltó el jamón, los sándwiches, las medias lunas y… ¡los tacos! mi padre preparó una deliciosa carne de tacos que cada uno pudo aliñar a su gusto.

Celebracion-infantil

Y yo me encargué de preparar la mesa de dulces, en honor a mi ahijado.

Fiesta-bautizó

Como éramos pocos, sobró muchísima comida, pero quien piense que una pandemia mundial puede estropear una celebración, es que no le está poniendo suficientes ganas.

Para los que no querían o no podían beber ni vino ni cerveza, pusimos agua de frutas. Llevaba limón, lima, nectarina, manzana y hierbabuena. Tiene que reposar en la nevera más de tres horas, nosotros teníamos la nevera tan llena que pusimos mucho hielo y dejamos el agua fuera. El resultado fue igualmente bueno y los niños y no tan niños se terminaron los cinco litros de agua.

Estas tartaletas de crema y frambuesas te sonarán, la receta ya está subida al blog. Hicimos unas pocas de frambuesas y otras de arándanos. Solo por lo deliciosa que está la crema, merece la pena que te animes a probarlas.

Tuvimos un percance con las magdalenas de grosellas y semillas de amapola ¡no había grosellas! Así que improvisamos una versión fruta free que oye, ni tan mal.

Tenía ganas de que mi familia probase esta deliciosa tarta de calabaza.

Después de una comilona y entre tanto postre para elegir… no era el momento más indicado la verdad, pero no pasa nada, está riquísima y poco a poco irá ganando más adeptos entre la familia.

Entre los postres no podía faltar la New York Cheesecake, postre estrella por excelencia de nuestra familia.

Esta tarta es la culpable de eclipsar a la anterior.

No pasa nada tarta de calabaza, se acerca Acción de Gracias. Ese día no habrá más tarta que tú.

La fuente de chocolate causó furor entre los más pequeños. No he querido preguntar si la ropa fue directa a la basura o lograron obrar el milagro y sacar todas las manchas.

Pero si quieres marcar la diferencia… pon una fuente de chocolate en tus celebraciones.

Gracias a la fuente se terminaron las nubes, las uvas y las brochetas de fresas. Casi nada.

Fue un día muy bonito, en el que pudimos juntarnos todos y disfrutar antes de que vuelvan las restricciones. A pesar de ser una celebración íntima o precisamente por eso, lo disfrutamos un montón.

No dejes que la nueva anormalidad empañe tus celebraciones.

Sigue aprovechando y celebrando cada evento familiar. Estos pequeños ratos se disfrutas tres veces: antes (preparando y planeando todo), durante y después (recordando la celebración y los buenos momentos que habéis pasado).

Un comentario sobre “Bautizo en tiempos de COVID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s